En el aviónSaludos, amigos, familia y vecinos.

El pasado fin de semana estuvimos, tras año y medio sin ir, visitando a la familia en Palma de Mallorca. Se trató de un viaje relámpago en el que llegamos el viernes por la tarde (Me sigue costando pensar que llegamos a las 5 y ya era de noche) y nos volvimos el domingo por la noche.

El viaje de ida muy bueno, la verdad. María y Jaime conocieron a unos niños que iban sentados detrás y estuvieron la mayor parte del tiempo jugando con ellos. Al final del viaje, justo cuando el avión estaba aterrizando, Jaime se durmió. Como veis en la imagen, viajamos con Luna, la cría de Ninfa que estamos criando papillera, ya que no pudimos dejarla en casa de ninguna de las maneras :(

Llegada a PalmaTras aterrizar, mi hermana, mi cuñado y mi sobrina, nos esperaban en el aeropuerto.

La verdad es que los primos se ven poco, o al menos, mucho menos de lo que a nosotros nos gustaría, pero cuando están juntos están todo el rato súper contentos, compitiendo, como siempre hacen los niños, por ver a cuál de ellos dejan aparte. En este sentido mi pobre Jaime es el que siempre sale perdiendo, haciendo piña las dos niñas.

 

PalmaquariumMe encantan los desayunos en casa de mi hermana. Siempre que vamos nos tienen preparadas ensamiadas y mini-croissants que son una delicia, y a ellos nos dedicamos el sábado por la mañana, tras lo que nos fuimos, como no puede ser de otra manera teniendo niños chicos, a un parque, en esta ocasión a uno de un McDonald’s cercano.
El sábado por la tarde me dediqué a cultivar viejas amistades en una cena que había organizado la gente de mi instituto, pero eso será motivo de otra entrada.

El Domingo pasamos toda la mañana en Palmaquarium. Cuando mi hermana nos propuso pasar el día “En el acuario”, pensé que se refería al antiguo acuario de la isla, creo que en Palma Nova, sin embargo nos sorprendieron estas nuevas instalaciones en el arenal. Echamos muy buen día, ciertamente, viendo toda clase de bichos marinos, y merece toda la pena pasarse el día entero entra sus incontables pasillos. De lo mejorcito del lugar si viajas con niños pequeños, las zonas de ocio infantil, con parques, castillos hinchables y parques de bola de uso libre por los niños.

Foto de Familia

Finalmente y tras un intenso fin de semana, el domingo, más allá de las 12 de la noche, llegamos por fin a casita. María hizo la mitad del camino en avión dormida, mientras que Jaime estuvo despierto todo el viaje hasta el momento de coger el coche en el aeropuerto y poner rumbo final al último tramo de la excursión.

Un te quiero enooooorme a mi hermana, a mi cuñado y a mi sobri, que me quiere con locura, aunque todavía no lo sepa.

autor
2 Comments
  1. Beatriz

    Ohhh!!!! No sabía que habías escrito una entrada!
    Qué bien lo pasamos siempre y qué penita cuando os vais! Os echamos d menos

    Volved pronto!!!!

    • Nosotros también os echamos mogollón de menos. Nos encanta que los primitos estén juntos.

Los comentarios están cerrados